miércoles, 21 de diciembre de 2011

En Arreau . Vallée d´Aure. Haut Pyrénées. FRANCE

22 y 29 de Diciembre de 2011
En el mercado semanal de Arreau, todos los jueves, pequeños productores y artesanos se dan la mano en la plaza para vender sus productos y hacer de ese día un lugar de reunión de los habitantes de los pueblos de la Valle d'Aure, en la que habitan desde siempre muchos altoaragones orgullosos de sus orígenes. Así se entiende el hermanamiento con Aínsa que celebraron el año pasado.

En los porches de la Casa la Villa nos instalamos con mucha ilusión para hacer nuestra primera feria en donde nos dejamos arropar por su ambiente callejero de paisanos y turistas en este pueblo pirenaico.

La mayoría sonrieron al vernos, sorprendidos con la novedad de contar entre los suyos con un nuevo puesto de un producto natural. Los del pueblo curioseaban y los turistas preguntaban con alegría. Todo aquel que osaba probar una almendra  de nuestros cuencos, se dejaba llevar por la tentación
 y compraba.
A media mañana una familia nos dijo que las almendras volarían con ellos a París esa misma tarde; "les cadeaux pour les Fetes".
Ese día fuimos los únicos en vender frutos secos. Asi que poco a poco empezamos a conocer quienes serían nuestros futuros clientes, los mismos que atraidos por su
búsqueda matinal de los savores de
los puestos,  rondaban con capacetas bajo
los toldos que  engalonaban las calles
con colorida armonía.

Asi de bien fué nuestro debut. De sonrisa ancha. Después, cuando los demás tenderos dieron por terminado el mercado y sin perder un instante, cargaban sus furgonas, nosotros recogimos los bartulos y volvimos a remontar el valle,  serpenteando al lado del río, La Neste,  hasta llegar al túnel de Bielsa-Aragnouet. Allí dentro, bajo la montaña, bajo los haces de las focos, pensé que aquella familia, en un buen rincón de la ciudad de la luz, más al norte, tomarian las almendras con un chocolate caliente.

Gracias y hasta pronto.



Merci  a tous pour l'accueil, nous somme heureux de faire le marche dans un beau village et aussi pour nous faire comprendre que dans les Pyrénées n'il y a pas de frontières. On reviendra pour amener le meilleur de notre récolte à tous les voisins du nord.

.








3 comentarios:

  1. me encanta vuestro blog... vuestras almendras... y sobre todo me encantais vosotros. un beso

    ResponderEliminar
  2. quien iba a decirles a unas almendras, que cruzando los puertos, fueran comidas en la Francia. A ver si algun dia nos dejan en España vender nuestros productos en la puerta de casa , como en el otro coté.
    que ricassssssss
    kike

    ResponderEliminar
  3. Hola, ¿podriais decirme a qué precio compran las almendras en Francia?
    Gracias.

    ResponderEliminar